(14-I-2019)

 

–¿Y es circunstancial que me llame Isabel? (Nombre femenino de origen hebreo naturaleza emotiva… insistente… ama la ropa de calidad… mente de pensamiento desbordado… número de suerte: 9. Diccionario de los nombres, p. 43). No intentes leer mi cuerpo. La traslúcida plenitud nos apaga interiormente. Profunda la membrana que se consume. El cuerpo es olvidadizo. Yo, Isabel, soy memoria. No son mis muslos tu “sin embargo”. No es mi lengua tu experiencia límite (miasmas en la saliva). No es mi guiño tu perdición (contrabando de miradas). No es mi libídine tu cadalso (fastuosidad de la sentencia). No son mis pezones tu museo (memorial de la beligerancia). No es mi cuerpo lo que te conmueve.

(Masculinidad es ludópata y siempre le apuesta al lóbulo de Femenino).

Karen Villeda (1985)
Tesauro
Conaculta, Tierra Adentro,
México, 2010