De la impresión… (2-III-2018)

 

Da la impresión que te has quedado solo;
no es que hayas dejado a todos detrás, que
tu sagacidad, la agilidad de tus piernas, el
quiebre de cintura, la finta y el sprint
hayan surtido el efecto esperado; quizá
el juego acabó y tú sigues corriendo sin
darte cuenta; quizá la noche pasó y ese pájaro
no sea un ave nocturna. No siempre es
claro cuándo termina el día y comienza la noche;
al contrario es todavía más difícil (sabes
que amaneció, pero no quieres despertar).
Igual pasa en el campo de juego: dejas muy lejos
a los contrarios, ya estás en terreno enemigo,
pero no encuentras a un solo compañero; quizá
te pusiste el uniforme equivocado; quizá estés
perdido entre los horarios de juego; quizá equivocaste
la dirección de los campos; quizá hace tiempo que
la temporada acabó y tú sigues corriendo tras una pelota
que tienes tiempo de no ver, y ése es el punto,
el hecho que, a esta altura del juego, debes reconocer.

José Javier Villarreal (1959)
Una señal del cielo
Sello Editorial Universidad de Concepción
Hualpén, Chile, 2017

Anuncios