Eso son nuestras dos almas (26-I-2018)

 

Dos recuerdos que renacen
de la música callada,
y en un instante coinciden
en el jardín de la infancia.
Dos promesas que desnudan
a la blancura del alba,
formando un solo deseo
herido por la mañana.
Dos relojes en un sueño,
que de repente se paran,
dejando en silencio al tiempo,
y al poema sin palabras.
Dos esferas de cristal,
por la luz atravesadas,
dibujan un precipicio
donde la memoria aguarda.
Dos caricias de la ausencia,
que inventa la aurora blanca,
y que la nieve deshace
eso son nuestras dos almas.

Juan Vadillo

Anuncios