Herencia (16-III-2018)

 

La ceniza que seré
Seguirá hablando al viento
Al agua, a la tierra, al fuego.
A ellos heredo mis lágrimas
Y mi risa,
Pero más mi risa.
Esta no es una despedida.
Es, a penas,
El comienzo
De mi viaje próximo.
Si al fin nos encontramos,
La mi Tonantzin aFabianada.
Un Pedro Páramo enternecido,
Y él, mi capitán de las Estrellas,
Si al fin nos abrazamos,
Regalen flores al mundo.

Emma Rueda Ramírez (1947)
Herencia
Tintanueva Ediciones, México, 2016