Ausencia (11-VI-2017)

“Escondida en la inmensidad de Dios, detrás de su Divina Providencia,
donde yo no puedo alcanzarte ni verte y adonde no llegan mis palabras.”

Juan Rulfo

Tras la inmensidad de Dios, escondido,
entre cielos, bosques y letargos,
donde mi voz no te alcanza, no te toca,
donde la claridad del día es eterna,
donde la oscuridad de la noche es ausencia.
Tras la inmensidad de Dios están tus ojos,
tus silencios,
tus soledades lejos de las mías.
Allá donde no te alcanza mi nombre
donde sólo llegan suspiros
golpeando paredes cubiertas de musgo,
madreselvas y flores silvestres,
rasgando átomos de viento,
vagando por praderas sin rumbo
intentando atrapar murmullos,
suspiros,
recuerdos.
Perdido tras la inmensidad de Dios,
donde un recuerdo se ha quedado
suspendido en la luz de mis ojos.

Gloria Rodríguez