En nadie que fui me vi pasar (27-XII-2018)

 

Alguien de mi generación compañero
de mis años párvulos,
que, como yo, no sé por qué no ha muerto,
cruzó hoy la calle
conduciendo un viejo Chrysler.
—          Aunque no había vuelto a verlo desde entonces,
reconocí el perfil de casta familiar.
El perfil desfigurado por la agresión del tiempo.
Derruido por la constante agresión del tiempo.
—          Sin embargo, gracias al pasar fugaz
de esa deteriorada fisonomía,
recordé ¿por un segundo sería? en mi memoria
(la memoria que guarda todo intacto), recordé
recobrándola la faz de mi infancia.
          De su paso quedó un fulgor, un haz de rayos.
Un halo pálido de prímulas
sin despuntar, en inicial pudor de abrirse.
—          En un día cualquiera, un don inefable.
—          Siempre algo así puede pasar un día cualquiera.

Carlos Martínez Rivas
Poemas sueltos
Edición y nota de
Miguel Ángel Echegaray
UAM, México, 2002