Solidaridad (15-VIII-2018)

 

Le he tomado cariño al perchero
pues recibe con humildad
tu saco, tu camisa, tus pantalones.
–           Es mi cómplice más firme
porque cuida celoso tus ropas cuando me amas.
No te dice que las acaricio mientras duermes
ni que en sus ojales abrocho mis sueños.
–           El perchero sufre conmigo
Si descuelgas tus prendas para irte
a caminar sin arrugas por las calles.

Lucía Rivadeneyra (1957)
Poemas
Premio de Poesía Joven
de México Elías Nandino, 1987
Joaquín Mortiz, México, 1987

Anuncios

Estilos (10-V-2017)

No todas las mujeres
tomamos amareto.
          A mí me gusta el whisky,
la cerveza, el tequila
y, en momentos inciertos, el martini.
          También hay mujeres de resonancias conventuales
que confiesan su gusto por rompopes
de almendra o de vainilla, sin canela;
pero dicen que a veces se marean.
          Por eso yo prefiero las bebidas
que no se hacen pastosas
en la lengua, bebidas
que no embriagan con trampas
semidulces; bebidas
transparentes, que ayudan
a poner la verdad en nuestros labios.

Lucía Rivadeneyra