Llevo en la sangre (9-X-2018)

 

Mujer de barro soy
pero el amor me floreció el regazo.
Ángela Figuera Aymerich
Cargo algo de mujer que ha esperado
por siglos a cazador, marino o guerrero
al varón que ha de retornar al lecho
fuego y ramas, enjambre de cuerpos
que saben anudarse y desasirse.
Llevo en la sangre gusto a simiente,
me rodea una estela de mariposas en celo
y una ancestral ansia de ser refugio solo.
He de parir en cuclillas y yacer en vasija.
Anda en mi piel culto de lluvia urgida
y húmeda savia de cueva fecunda.
Olfateo el regreso y me convierto en loba
Lamo la imagen labrada de bisonte erecto
distraigo la sed demente
que aguarda algún signo
al cobijo de alumbradas palabras
me calcino y resucito
al invocar un nombre.
La huella en el afiebrado vano de la sábana
es indicio de cósmico estallido
siempre.

Jennie Ostrosky (1955)
Palabras olvidadas somos
UAM, México, 1998

Anuncios