Las muertes (3-I-2019)

 

He aquí unos muertos cuyos huesos no blanqueará la lluvia,
lápidas donde nunca ha resonado el golpe tormentoso de la
[piel de lagarto,
inscripciones que nadie recorrerá encendiendo la luz de alguna
[lágrima:
arena sin pisadas en todas las memorias.
Son los muertos sin flores.
No nos legaron cartas, ni alianzas, ni retratos.
Ningún trofeo heroico atestigua la gloria o el oprobio,
mas su destino fue tan fulmíneo como un tajo;
porque no conocieron ni el sueño ni la paz en los infames lechos
[vendidos por la dicha
porque sólo acataron una ley más ardiente que la ávida gota
[de salmuera.
Esa y no cualquier otra.
Esa y ninguna otra.
Por eso es que sus muertes son los exasperados rostros de
[nuestra vida.

1952

Olga Orozco (1920-1999)
Las muertes
Material de lectura. Poesía moderna. 199
Selección y notas introductorias de
Elva Macías y Myriam Moscona
UNAM, México, 1998

Anuncios