Reflexión sobre un recinto barroco (23-VI-2018)

 

En un claustro geométrico de luces,
la garra de la monja escribe, sella
su ardor, con una imagen dual de estrella
que, al sol con corte de astros, cae de bruces.
–         La envidia se encapucha. Fijas cruces
proyectan filo o sombra en la faz bella
(rayas que en la memoria blanca de ella
trascienden a barrotes –tragaluces).
–          Puede ser expansivo su mañana.
Su pulso es orbitado por la plana
superficie del mundo, y no despacio.
–          En la celda sonora de Sor Juana
resuenan resplandores de palacio:
los signos dispersados al espacio.

Samuel Noyola (1965–¿2007?)
El cuchillo y la luna. Poesía reunida
Conarte / El Tucán de Virginia,
Monterrey, 2011

Anuncios