Entre tú y yo… (16-X-2017)

Entre tú y yo jamás ha habido
un círculo, aunque sea tenue, de plata
o de oro, una mínima 
presión en uno de tus dedos
que le recuerde a tu circulación
que existo. Hay quienes no conciben
que dos se quieran
sin un anillo de por medio.
Confían que no perdura amor
si no lo alumbra un aro.
Los tuyos, con sus historias turbias, me intimidan.
¿Dónde cabría mi anillo en una mano tan completa?
¿Qué añadiría su brillo a tanto imperio?
La mía, entre tus sortijas, sería una intrusa,
y si alguien cree que apenas nos queremos
al ver que nada mío amordaza tus huidas,
que falta el lazo que declare nuestro vínculo,
la argolla que sujeta el barco
y nuestras manos siguen vírgenes, casi ajenas,
mostrémosle, en vez de anillos, las heridas
que desde hace tanto nos hicimos,
las cicatrices que no brillan
porque su resplandor es de otra índole.

Fabio Morábito

Anuncios

Despedida (3-VII-2017)

Los martes
llegaba un mendigo
con mandolina
a la sombra del cidro
bajo nuestra ventana
de persianas verdes
que abría mi madre
para darle dos manzanas;
nos mudamos un día,
nos fuimos lejos,
el martes llegó el mendigo
a nuestra casa abandonada
y sé que estuvo
largo tiempo tocando
su mandolina
bajo nuestra ventana
a la sombra del cidro
antes de irse para siempre
de la colina
de nuestra casa.

Fabio Morábito