El hueco de la luna (3-I-2018)

 

¿Para qué asesinar a la esperanza?
Mejor dejarla ciega,
sacar las esmeraldas de sus ojos,
jugar a las canicas
en las ausencias de la primavera.
Empecinadamente me empecino
en seguir siendo bueno.
Acostumbro llevar
la fe por pantalones,
desear los buenos días a todo mundo.
Jamás cierro los ojos
por ver si encuentro algo
en alguna mirada.

Fernando Martínez

Anuncios