De “Parafrasear” (26-VIII-2017)

XVI [Hospital General]

¿Estamos todos? ¿Ellas y ellos, los perros y las parcas?
¿Los entes y las castas?
¿Los creyentes, los dolientes, los buenos y los malos?
¿Están las moscas?
¿Están los roedores,
las polainas de plástico
y los charcos de rubor laminado?
¿Están las siluetas del teatro mudo,
los dedos introspectivos del manco,
los zapatos perdidos de paso en paso?
¿Está el mundo, está la humanidad, estás tú, estoy yo?
¿Quién falta? ¿La clemencia? ¿Se comparte? ¿Se divide?
La mitad ya es mía. Ponla aquí, en el centro,
bórrame luego con tu trapo tan útil tu trapo tan gris,
disípame luego con ese gesto de somos tantos que no importa uno,
qué fácil la identidad cuando se cuenta por individuos,
pero en masa los dígitos traman
sus propias trampas con los volúmenes dispersos
de carne por allá y espíritu por acá;
entonces uno es todo y todo es ninguno.
Ah, sagaz. ¿Dónde he oído eso? ¿Y lo bonito
del mensaje: humildes, dispares, compasivos
a pesar de las hormas irrepetibles:
yo soy yo y tú eres tú
aunque nos lastre el diluvio?
¿Y la cara de alguien para apegarse,
reticente tras el umbral, el diablo
dibujado en la sonrisa, enjuto diablo, expresivo?
¿Para qué lo meto?
Ni con los fuegos más taimados,
mi amor irrestricto y simple, por ejemplo, 
logro sacarlo más tarde.
Hoy vengo penando, me dice,
y se aleja por la puerta donde entramos todos.

Tedi Lòpez Mills

Anuncios