11-35 P.M. (3-XII-2017)

El instante solemne se quiebra en sus olanes.
Shakespeare hace mutis como un personaje
que ha dicho la tremenda palabra,
y en un close up ella completa la pantalla.
         Mi maldad está enferma.
Un silbato estrangula la unidad de mis penas
y
arlequín uniforme un grillo
                                      en su caverna
repasa inaprendible su ácido y fácil tema.
         La luna se deshace en ladridos lejanos,
un klacson agresivo desconecta al ensueño
y una lengua de bronce unta en la paz del tiempo
                               su estéril
                               desconsuelo.
         Las estrellas ensayan sus canciones
que bobos acompañan los relojes.
         Unos pasos helados bambolean la sombra.
Me he bebido sus labios…
         El oro de sus ojos tintinea en las baldosas…
Igual que esas palabras se diluyen sus manos…
         Lejana voz que todo lo infinito detiene
oblicua caravana tapiza lo insondable
una intención estruje lo que fue y parece
que ansiosamente trepan las garras
                                   de unas alas.
         En la red de mis nervios el tic-tac se debate
voy sumando palabras sonrisas ademanes.
         Y mientras el cansancio pesa sobre mis párpados
                                                 a la luz de la vela
la noche está leyendo sus versos del pasado.

Germán List Arzubide 

Anuncios