Perdón  (23-X-2017)

Soy ya tan viejo,
y se ha muerto tanta gente a la que yo he ofendido
y ya no puedo encontrarla para pedirle perdón.
         Ya no puedo hacer otra cosa
que arrodillarme ante el primer mendigo
y besarle la mano.
         Yo no he sido bueno…
quisiera haber sido mejor.
Estoy hecho de un barro
que no está bien cocido todavía.
         ¡Tenía que pedir perdón a tanta gente!…
Pero todos se han muerto.
¿A quién le pido perdón ya?
¿A ese mendigo?
¿No hay nadie más en España…
en el mundo,
a quien yo deba pedirle perdón?…
        Voy perdiendo la memoria
Y olvidando todas las palabras…
Ya no recuerdo bien…
Voy olvidando… olvidando… olvidando…
Las palabras se me van
como palomas de un palomar desahuciado y viejo
y sólo quiero que la última palabra,
la última palabra, pegadiza y terca,
que recuerde al morir sea ésta: perdón.

León Felipe

Anuncios

Romero sólo (6-IX-2017)

Ser en la vida romero,
romero sólo que cruza siempre por caminos nuevos.
Ser en la vida romero,
sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo.
Ser en la vida romero, romero…, sólo romero.
Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo,
pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
ligero, siempre ligero.
         Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo,
ni el tablado de la farsa, ni la losa de los templos
para que nunca recemos
como el sacristán los rezos,
ni como el cómico viejo
digamos los versos.
La mano ociosa es quien tiene más fino el tacto en los dedos,
decía el príncipe Hamlet, viendo
cómo cavaba una fosa y cantaba al mismo tiempo
un sepulturero.
Para enterrar a los muertos
como debemos
cualquiera sirve, cualquiera… menos un sepulturero.
Un día todos sabemos
Hacer justicia. Tan bien como el rey hebreo
la hizo Sancho el escudero
y el villano Pedro Crespo.
         Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo-
Pasar por todo una vez, una ves sólo y ligero,
Ligero, siempre ligero.
         Sensibles a todo viento
y bajo todos los cielos,
poetas, nunca cantemos
la vida de un mismo pueblo
ni la flor de un solo huerto.
Que sean todos los pueblos
y todos los huertos nuestros.

León Felipe

El Cristo de Velázquez (17-VI-2017)

17-VI-2017

El Cristo de Velázquez

Me gusta el Cristo de Velázquez.
La melena sobre la cara…
y un resquicio en la melena
por donde entra la imaginación.
Algo se ve.
¿Cómo era aquel rostro?
Mira bien,
componle tú.
¿A quién se parece?
¿A quién te recuerda?
La luz entra
por los cabellos manchados de sangre
y te ofrece un espejo.
¡Mira bien…! ¿no ves cómo llora?
¿No eres tú?… ¿No eres tú mismo?
¡Es el Hombre!
El Hombre hecho Dios.
¡Qué consuelo!
No me entendéis…
pero yo estoy alegre.
¿Por qué estoy alegre?
No sé…
tal vez porque me gusta más así:
el Hombre hecho Dios,
que Dios hecho Hombre.

León Felipe