Veinte años (8-XII-2018)

 

Olvidémonos de la glucosa,
del colesterol, de la bilirrubina, amor mío:
la armónica de Toots Thielemans
en The shadow of your smile,
nos está sugiriendo que debiéramos olvidar para siempre
el impacto de las infieles bilirrubinas,
del equívoco colesterol,
de las soporíferas glucosas.
¿Por qué no somos cursis, una vez más, como el primer día?
¿Por qué no te desnudas, a media luz, poco a poco,
y frente al espejo biselado como en la noche
del primer día, cuando tu seguro servidor, con algo de tristeza,
recién había cumplido veintiún años
y era por derecho propio uno de los nuevos fantasmas
que ejercería el sufragio en la próxima contienda electoral?
Veinte años no es nada, sí, no es nada,
como tal vez hubiera dicho Julio Sosa
adelantándose al movimiento pendular del tango
en su caída como tus labios de serpiente
que se abren o se cierran
de acuerdo con la trayectoria del sol por el espacio.
Veinte años no es casi nada, diremos en medio del baile,
y son más de veinte los del abrazo a media luz en Valparaíso,
cuando ni la glucosa ni el colesterol ni las bilirrubinas
formaban parte de nuestra cultura cotidiana.
¿Será mejor que nos olvidemos de todo?
Apaga nuevamente la luz, y que la música de Toots Thielemans
siga escuchándose hasta el fin del mundo.

Hernán Lavín Cerda (1939)
En Del río que corre
Poesía en Blanco Móvil
a través de 30 años
Selección de Eduardo Mosches
Libros del Marqués, México, 2017

Anuncios