Coda (21-VI-2018)

(para música callada)

a Irene Gayraud

Yod
Sin lengua me llamaste
Sin manos cubriste mis ojos de ceniza
Sin boca me diste a beber la ley
Sin brazos me mantuviste en cautiverio
Sin vino me embriagaste
Sin morada me consolaste al sol de tu esplendor

¿Adónde huiré de tu presencia?
¿adónde me dirigiré?
Si escalo los cielos
si duermo entre los muertos
estás ahí
tierra intocada que piso
sin entrar
soy huérfano de tu destino
como el ciervo huiste
nadie conoce las huellas
de tus pasos
pero en mi desolación
no hay tinieblas
tu ausencia ilumina
como el día
como la sombra
como la luz

He
Déjame comer el polvo de tu enterramiento
nada poseo de ti
sólo la luz destruida
en cenizas
la promesa de la alianza
rota
la ley de tu dulzura
–          mi boca
sepultura de tu nombre
–         alfabeto calcinado cuyo ardor
alivia

Vav
En la noche
el canto de los cantos
dice tu nombre

He
¿quién me dará de beber la luz
–              que en silencio nace de tu boca?
¿la viste crecer?     ¿cómo una planta que surge
—                                                en nuestras manos?
–          ¿cómo una flor que nace de tus dedos
—                    cuando me tocas?               ¿cuándo
dejo palabras en tu boca como semillas
—                                                                 de sol?
¿se abren?    ¿son dulces aún?     ¿arden
–          en tu mano            los días
—                 pequeñitos
–    como una llama que no quiere morir?
¿cómo caminar a ciegas        con un secreto
–           resplandor bajo los párpados?
—                    ¿así lloramos        así
–        nacimos esa noche?         ¿temblando
—              como el tiempo en nuestras manos?
–          ¿cómo los días que aún no llegan
–                  te sumerges en mí?             ¿río
extraviado de su cauce?         ¿agua de recuerdos
—               bebes de mí?         ¿soy la sed
—                     de los años por venir?
¿memoria aún sin nombre? –         ¿al recordarme
–    me diste nacimiento?            ¿entre las letras
–          de tu nombre              soy tu nombre?
¿son sílabas que duelen? ¿cómo lanzas en mi lengua?
–                  ¿gamo en el cielo rocío llamarada?
¿o eres la paz?             ¿por fin la paz
–    del agua oscura?             ¿cómo el jardín
—                  de otro tiempo?
–         ¿lo recuerdas?
¿debajo de ti?
–    ¿la llaga de luz que abres como la dulzura?
¿de ahí bebo tu nombre
—                         mi nombre
—                         como un animal herido que fulgura?

Ernesto Kavi (1981)
La luz impronunciable
Sextopiso, México, 2016

Anuncios