La rosa del ciego (7-I-2019)

¿Qué soy en ti, si el odio se levanta
con su oscura prisión entre tus labios?
¿Cuál es mi voz, si tuya es la palabra
–          que se queda en silencio al separarnos?
¿Por qué mi solo cuerpo es una llama
y es una sed la sombra de tus brazos?
¿Acaso mi dolor no te acompaña,
como el aire a la luz, tu mismo llanto?
–          Solo mar que navego. Soledad.
Lento grito de arena en los oídos
donde va mi silencio con el mar.
–          Cómo sueño tu nombre, si voy ciego,
si mis ojos los llevas, tú, contigo,
rosa eterna del sueño, sin llorar.

Jorge González Durán (1918-1986)
Desareno precedido de
Ante el polvo y la muerte
Fondo de Cultura Económica, México, 1988

La flor del agua (9-XI-2017)

Si tú me lo dijeras
te preguntara:
¿en dónde empieza el agua
para cortarla?
         ¿Comenzará en la nieve,
aprisionada?…
         ¿La encontraré en los ríos
si va descalza?…
         ¿Se dormirá en tu sueño
de tan delgada?…
         Si tú me lo dijeras…
pero lo callas.
         ¡Dime, dónde está el agua!
¿Por qué el mar la deshace
junto a la playa,
y en pájaros de espuma
la deja ahogada?…
         Si tú me la trajeras…
¡cuánto la amara!
         …Y el agua se hizo flor
en tu mirada.

Jorge González Durán