De “Eros y delirios” (29-IX-2018)

 

14
Si el dolor se midiera,
si yo tuviera el grito,
la caricia
certera y firme
como la herida diestra que pactamos,
–          entonces yo sería transparente,
te raptaría en sueños al columpio sin bridas
donde la luz oficia sortilegios.
–          Yo no sé qué tesoro estoy guardando
que nadie me perdona.
–          Condenada a beber mi soledad a tragos
me vigilo la lucidez a diario,
y traspongo las puertas que me ofrece
mi demonio gemelo;
ése que acecha siempre entre los labios,
entre las sábanas,
en las rendijas que soborna el aire;
el que se infiltra siempre
el que trastoca
la cordura que esgrimo frente al mundo.

Iliana Godoy (1952-2017)
En Inédito diamante. 5 poetas mexicanas
Selección y prólogo de Eduardo Mejía
Ediciones Ikygai, México, 2018

Anuncios