Tres epigramas de refugiado (7-II-2018)

 

El nombre

Un día Nueva España se hizo México. ¿Entraña
cambio el nombre en las cosas? Jamás muda su esencia.
Hombre, ya estás aquí. Con tu sola presencia,
para ti, vuelve a ser México Nueva España.

 

Mordida

Lo que una vez me arrebató la vida,
pan, trabajo y hogar, tú me lo has dado.
Sí; pero te has llevado
mi corazón entero, de mordida.

 

En el entierro de un amigo
con lluvia

Te vas. Tierra de México te ampara.
No lloramos. No llora el hombre fuerte.
No es llanto. Mansa lluvia el cielo vierte
y a nosotros nos corre por la cara.

Enrique Díez-Canedo (1879-1944)
Epigramas americanos de Enrique Díez-Canedo
México, Joaquín Mortiz, Editor, 1945