Testamento (5-V-2017)

A Daniel Sada, in memoriam

En posición fetal quiero mi tumba
sin gemidos ni llantos ni lamentos
sólo un canto febril, zumba que zumba
que amortigüe el camino en el momento.
          Bacanora, sotol, una marimba;
son jarocho plagado de recuerdos;
un tequila, un mezcal, cimba que cimba
que acompañen mi paso sempiterno.
          Llevar quiero un baile placentero;
del mariachi, su música y su canto,
un fandango, un danzón, un buen bolero;
pan de trigo y maíz con amaranto.
          De la vida me llevo el argumento
de mis hijos, mis padres, mis carnales;
yo adopté desde el mismo nacimiento
los amigos, los cuates, los amantes.
          No embalsamen mi cuerpo, en la mortaja
vivir quiero al unirme a los gusanos
que en su gran devenir darán ventaja
a la tierra en su danza con el guano.
          Viviré al morir con la certeza
de ser planta, animal, tierra fecunda,
formaré con mis alas la corteza
de la abeja y su miel, zumba que zumba.

Rosina Conde