Canto XXXIII (22-V-2018)

 

Se vuelve…
Norte, sur,
este y oeste;
–          sus miembros.
La distancia no son pasos,
milimétricos espacios de llama:
–          sus manos,
canta la flor
rosa de los vientos
inserta en la madera:
–          su espalda,
estrías de luz
manto de reina
Habatzeleth en el valle:
–          su cabellera,
acariciada ondulación
por versos en los besos
esmaltados de mar
por el mar, amar el mar.
Se vuelve…
Magdalena, de la cruz ha bajado.

Alejandra Atala (1958)
Reposo del silencio
Editorial Porrúa, México, 2008

Anuncios