Estanque (5-XI-2017)

A Guadalupe Sánchez Nettel

De tarde en tarde,
cuando la superficie en calma restituye
la inalterada imagen de las cosas que pasan
(y aún antes de que el limo
se pose blandamente
en la tensión de la tela del agua)
dejo caer un guijarro,
un amuleto inútil o el cadáver
de algún hermoso insecto
–volutas de lo habitual para encontrar lo nuevo–
al estanque del ánimo,
me inclino a verlo hundirse
rápido helado sereno,
que expanda en sus anillos
los tesoros del eco,
el ritmo de la alteración que provoca la calma.

Luigi Amara

Anuncios