El Año Nuevo (1°-I-2018)

 

¡Un año más! Con risa o con gemido,
el puerto, apenas, fatigado alcanza
peregrino el mortal, cuando se lanza
de nuevo al porvenir desconocido.
Quién lamenta en el viaje el bien perdido,
quién vislumbra un tesoro en lontananza;
el joven ve la dicha o la esperanza,
el viejo ve la tumba y el olvido.
Nauta es el hombre, el año mar oscuro
donde tal vez fatalidad traidora
la sirte oculte del dolor futuro.
Naufragio horrible o playa salvadora
nos aguarden, el piélago inseguro
hiende la nave con altiva prora.

Ignacio Manuel Altamirano