Sólo lo pasajero (28-VIII-2018)

 

Sólo lo pasajero

Sólo lo pasajero permanece y dura –dijo aquel cuyo nombre debe ser reservado. El amor dura, el odio también dura. Nosotros vamos del uno al otro, como hojas del viento. El amor y el odio siempre tienen dientes de leche, siempre con ellos nos destripan. La Misericordia tiene viento y leche y pechos y dientes. La Misericordia es lo que se da, nunca lo que se pide. El amor es el que se da, nunca el que se pide. El amor se ha dado en mí, se ha dado en ti, se ha dado; no hay más un “en mí”, no hay más un “en ti”.

Javier Acosta (1967)
Libro del abandono
ERA, ICA, Conaculta, México, 2010
Premio Nacional de Poesía
Aguascalientes 2010

Anuncios