Éstas son las estaciones… (22-XII-2018)

 

Éstas son las estaciones en Brooklyn:
1. el cristo postgolgotizado,
2. el echado como mal moneda,
3. el pasto de los niños locos,
4. el abono de los negocios sucios,
5. la pluma del artista vuelta billetera,
6. la billetera,
7. el billete con el nombre de dios,
8. el nombre de dios en vano (en el billete y fuera del billete),
9. el papel que fue el árbol vivo,
10. el ya nadie habla claro,
11. hablar por las ramas,
12. ya nada ama nada.
13. Las horas de los árboles crujen como monedas.

Carmen Boullosa (1954)
Corro a mirarme en ti
Conaculta, México, 2012

Anuncios

Luz gastada (21-XII-2018)

 

Otra vez amanece.

La tinta solar empieza a darle sus formas a la Tierra.

Figuras sorprendentemente parecidas a las de ayer
a las de hace una semana.

Sin embargo no hay que acercarse demasiado a sus tejidos.

Podemos darnos cuenta que solamente son recuerdos del sol
que a veces tiene un tropezón en la memoria.

¿No has visto por ejemplo cómo cambia
tu rostro en el espejo de un día para otro?

Uno sigue siendo el mismo.

Sólo es la memoria de la luz la que envejece
en el reflejo.

José Manuel Pintado
Nostalgia de Marte
Conaculta, México, 2003

Tres poemas sin título (20-XII-2018)

 

I
Teníamos rituales sencillos:
una taza de café,
un abrazo al despedirnos;
buscábamos también prodigios
en el ligero desdoble de los días.
Caminábamos a diario;
el amor a ratos,
casi siempre la esperanza.
–          Hicimos bien poco, la verdad,
apenas alcanzamos a soñar
el día venidero;
apenas un ladrillo acomodamos.e el hervor del

II
Hubo una puerta,
lo sé, como se sabe de un hueso roto,
como se sabe el sabor de la saliva,
como se sabe el hervor del agua,
como sabía en la infancia cambiar de nombre,
como supe un día cómo cruzarla.

III
Días hay
en que vago la ciudad
con temblores en la boca
y quisiera decirle
al que espera junto a mí
el vagón próximo
decirle: No te conozco
pero te quiero vivo.
–          Hay días en que pienso
que se iría el temblor
de mi boca y de mis labios
si abrazara al que viene al lado
si le dijera, así como si nada
la guerra no podrá llevarnos…
Pero la mayor parte de los días
sólo el temblor del alma.

Diana del Ángel (1982)
Barranca
Tierra Adentro, México, 2018

Mientras tú (19-XII-2018)

 

Mientras tú te repartes
yo me doy a ti, entera.
–          Por las tierras distintas
abandonas recuerdos
sin retorno.
–          Yo de ti salgo
y hasta ti regreso.
Cuando cierras los ojos
tu noche
se puebla de imágenes,
como en una ciudad
se encierran solitarias
o transitan inquietas por tus calles.
–          Cuando cierro los ojos
mi noche
se llena con tu imagen.
Mientras tú te repartes.

Carmen Toscano (1910-1988)
En Aurora Marya Saavedra,
Las divinas mutantes. Carta de relación del
itinerario de la poesía femenina en México
UNAM, Praxis, IMC, Sogem, IPN, México, 1996

Te amo (18-12-2018)

          ―¿En verdad me amas? ―repuso la mujer linda, entornando sus ojos grises.
          El adolescente la miró con profundidad, enternecido y nervioso; con un ligero
temblor de labios buscó las palabras exactas en la humedad de su boca.
          ―Es la primera vez que digo que amo.
—          La mujer sonrió, ladeó la cabeza e hizo volar apenas su precioso cabello corto. Vio
al joven que encaraba su sentimiento más íntimo, recargado con naturalidad en un árbol del parque del atardecer. Ella se desabotonó la blusa larga y el brasier de mallita, brotaron los senos firmes y tersos; el hombre los miraba tierna, cálida, temerosamente. Entregada al instante que vivía, la muchacha realizó una extraña maniobra con la muñeca, se formó un pliegue en la piel e introdujo la mano dentro de su pecho, hurgó tras las líneas horizontales del tórax, extrajo su corazón y se lo tendió al muchacho.
          ―¿En verdad me lo das? ―dijo él.
—          ―Yo también te amo ―respondió ella, sin bajar el brazo.
          El joven lo tomó, lo observó; de su bolsa de cuero sacó un pañuelo blanco para
cubrirlo y lo guardó. Mientras tanto, ella volvía a vestirse; y sus ojos grises eran la neblina tierna de los amaneceres húmedos, eran la escritura amorosa del humo de cigarrillos sensuales, el misterioso pelo de un gato gris que mira desde el entresueño, eran el claroscuro del espíritu apasionado.
          Envuelto por esa amplia mirada femenina, él abrazó a la muchacha, la besó, le
revolvió el cabello que volvió a acomodarse con facilidad. La tomó de la cintura y caminaron por las calles y avenidas de la noche reconciliados con ventanas encendidas y
apagadas, con los postes y el rumor de la ciudad que se iba apagando.
—          En el zaguán de la casa de ella se daban el último beso; alumbrados de pronto por la luz eventual de un automóvil, él notó cierta palidez en el rostro de su novia. Intentando abrir su bolsa, expresó:
—          ―Te lo devuelvo; póntelo…
          ―No es nada, no te preocupes, está mejor contigo ―explicó ella―. Después de que
te vayas, me acostaré y voy a soñar tranquila; voy a soñar en los atardeceres que nos faltan por amarnos, en tus ojos cafés, en las barcas grises con que navegaremos la dicha, las nubes, el júbilo; ¿ves? Anda, ve a descansar. Tú me amas y yo te amo. Así están bien las cosas.
—          Ágil, la mujer linda se perdió tras una puerta roja de madera y el muchacho se
quedó con esa imagen reverberándole en el cuerpo como si una bella y justa fotografía se grabara en su piel. Marchó hacia su casa creando un camino nuevo para andar por una ciudad nocturna recién inventada.
—          En la soledad de su cuarto, puesta su piyama vieja de caballos azules, abrió la bolsa de cuero, sacó el corazón, lo desenvolvió. Lo tuvo entre las manos, mirándolo sin saber qué pensar; sus manos recibían la vívida voz de las corazonadas y se entabló un diálogo de ternura y pieles conmovidas, de sensaciones nunca antes experimentadas. Una emoción, entre dolorosa y cálida, brotaba de su cuerpo en todas direcciones: supo entonces que el amor era más grande que su cuerpo y que podía ser una fuente inagotable. En ese momento el joven se amó a sí mismo, quiso a sus zapatos medio chuecos que lo observaban al pie de las barbas de la colcha que lamían el piso; amó sus libros y cuadernos, adoró las paredes de su cuarto, los banderines y la fotografía de su equipo. Quiso a su piyama. El muchacho lloró serenamente y besó el corazón una y otra vez.
—          Limpió sus lágrimas y se sacudió la nariz; puso bajo la almohada aquel trozo
fundamental, apagó la luz, se recostó, se durmió. Y soñó que andaba bajo un crepúsculo
gris en el que, al atravesar una delgada pared de niebla veía venir a una mujer que lo
llamaba. Allí, entre las sábanas del alto sueño, se tomaron los cuerpos, los acariciaron,
desvistieron, movieron, friccionaron, penetraron, revolcaron, contorsionaron, sudaron,
desvanecieron, reposaron y durmieron, soñando que se encontraban en la bruma y se
amaban y dormían y soñaban que se amaban que dormían que soñaban que se amaban que dormían, ssshhh, ssshhh, ssshhh.

Guillermo Samperio (1948-2016)
Maravillas malabares
Cátedra, Madrid, 2015

Corrido de Valente Quintero (17-XII-2018)

 

Aquí me siento a cantar
con cariño verdadero
versos que le compusieron
a don Valente Quintero.
–          Valente se fue a Santiago
a ver sus nuevos amores.
Se fue con su carrillera,
con sus cuatro cargadores.
–          La querida le decía,
Valente, ¿qué vas a hacer?
El mayor anda tomado
y algo te ha de suceder.
–          Valente le contestó
De eso no tengas pendiente
al cabo si él es mayor
yo también soy su teniente.
–                   Aiiiii
–          Valente llegó a fandango,
les mandó tocar “El toro”;
–Si el mayor paga con plata,
yo se los pago con oro.
–          Los músicos le contestaron:
–No lo sabemos tocar,
Valente, tú andas borracho
y lo que quieres es pelear.
–          El mayor le contestó
Yo soy hombre de cuidado;
Valente, tú no eres hombre,
eres un ocasionado.
—               Aiiiij
–          Valente le contestó:
No soy hombre ocasionado
Con esta cuarenta y cinco,
no respeto ningún grado.
–          El mayor le contestó:
–Sea por el amor de Dios,
la tuya es cuarenta y cinco;
la mía quema treinta y dos.
–          Se agarraron de la mano,
se apartaron de la bola
y a los poquitos momentos
se oyeron tiros de pistola.
–          Valente está agonizando
dándole cuenta al Creador
alza los brazos al cielo
y dio un balazo al mayor.
–          Vuela, vuela, palomita
y si no vuelas detente,
éstas son las mañanitas
del mayor y de Valente.

Pascual Barraza
Sinfonola de cantares
Selección de textos,
José Luis Almeida
SEP, México, 1991

La rubia del Metro (16-XII-2018)

 

Milonga triste

Llevaba la manzana
del día en la minifalda;
la tristeza de marzo
en la mirada.
–          En la estación de Balderas
dejó pasar el metro;
se sentó y sólo vimos
a una niña deshecha.
–          Casi lloraba y ya casi gemía
la rubia del Metro,
con sus muslos de leche,
su atroz melancolía.
–          Ay desdichado amor,
escolar y maldito.
¡Ay la rubia del Metro!
Jamás nadie verá
un dolor como el suyo,
ni angustia parecida
ni tanta soledad…

Efraín Huerta (1914-1982)
Poesía completa
Fondo de Cultura Económica,
México, 1988