Primera confrontación (8-X-2018)

 

Con las rosas recién abiertas
que mi deseo acaba de robar
del jardín de Ronsard
te doy los buenos días,
con el temprano rigor de mi cuerpo
te doy los buenos días,
mientras mis manos de cabrero empujan
la pesadumbre animal de tus nalgas
te doy los buenos días,
cuando al alba los gallos
mitigan su insolencia
y te incorporas
dispuesta a derrocarme,
te doy los buenos días.

Diego José (1973)
La herida de Ulises
Elementum, Métrica
México, 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s