No es tiempo de reír (1°-IX-2018)

 

No es tiempo de reír.
La espalda de este país hecho cadáver,
y azul ya de tan muerto,
rezuma gusanos.
Insisto en que no es tiempo de reír.
Hay un hato de borregos que espera la navaja cruel del capador.
Y digo, por fin:
¡Opresores de pueblos, hijos de la llama del carbón,
para ustedes no habrá misericordia!
Día llegará en que la luz galope.
Porque todo lo que digo existe,
porque todo es verdad y nada invento.
Día llegará en que triunfen mis dioses ancestrales;
la mariposa de navajas que rasga corazones,
los bebedores de la noche que humean en los espejos,
los murciélagos que huyeron del guacamayo, vástago del sol,
los hombres comidos por los tigres,
los hombres zarandeados por el viento,
los hombres que huyeron del fuego haciéndose aves,
los hombres hechos peces
para no ser ahogados en este país que la luz calcina.
–          Y llegará el poder.
Y será grande.
Será la palabra de maíz.
Será la sangre de la culebra.
Y el espasmo del ave.
Será el poderío de nuestros huesos.
¡Toquen los atabales de la guerra,
resuenen los tambores!
¡Desnudos de palabras,
acabemos con lo que acaba!
–          Que perdonen los siglos nuestra fiereza.

Jaime Labastida (1939)
En La patria en verso. Un paseo por la poesía cívica en México
Selección, comentarios y notas de Felipe Garrido.

Conaculta, UANL, Jus, México, 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s