Soneto en que se previene al alma de los peligros de asomarse al jardín de la belleza (16-VII-2018)

 

Cierra tus leves párpados rosados;
no te hiera el puñal de los colores
y te abracen las llamas de las flores
y te llaguen los cielos estrellados.
–           Y piensa, pues están abandonados,
¿por qué nadie se llega a estos alcores?
Y escarmienta en los tristes voladores
que ves sobre las hierbas amatados.
–           Por amor de tu paz, ven cautelosa…
más que los cielos huye los rosales;
puede ser que escaparas milagrosa-
–           mente de los incendios siderales,
pero en este retiro es cada rosa
un incendio cercado de puñales.

Efrén Hernández (1904-1958)
Obras. Poesía/ novela/ cuentos
Nota preliminar de Alí Chumacero
Bibliografía de Efrén Hernández
por Luis Mario Schneider
Fondo de Cultura Económica
México, 1965

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s