Salmo de los negros (5-V-2018)

 

El repiqueteo de tambores
como cielos rasgados
anuncia la fiesta
en los bohíos rumorosos
que huelen a noche
y a rastrojo.
La noche se llena
de lenguas de fuego
en la penumbra
y los negros sueltan
la madeja de sus pasos,
el hilo de cáñamo
que se enreda
en sus encallecidos
pies descalzos.
Alguien fabrica
un timbal con la luna.
Viajero,
si escucha en el cielo
un gran estruendo,
si escucha el resonar
de la lluvia en los tejados,
algún niño negro
podría estar bailando.
Ah, estos niños
que antes de caminar
ya bailan
tras la cadera de tambor
de sus hermanas.
Viajero,
si llega a un poblado negro
y siente en mitad de la noche
a la tierra galopando,
no es que tiemblen
las calles,
no es que cruce el tren
arrastrando su cola
la aldea miserable.
Es el baile que empieza.

Juan Manuel Roca (1946)
Temporada de estatuas y Biblia de pobres
Editorial Praxis, México, 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s