Naturaleza muerta (13-III-2018)

 

Como un jarrón
que vive quebrado
y nunca se despedaza bien.
El agua se va colando
de tal modo que, día con día,
al levantarlo, se ve
desde la superficie
que algo, poco,
se ha ido para siempre.
Un frutero vacío,
al lado, aguarda,
un tenue cordón de plasma
que nos une,
que nos clava
en un doblez de la memoria.
Afuera sólo queda el agua
que apesta en la ranura del jarrón.
Me conformo. Distingo
una casa, el jardín, la fruta:
la puerta inmensa,
el vivir desesperado por un sorbo familiar,
llevando el cuadro de horror adentro,
la naturaleza muerta.

Pura López Colomé (1952)
Intemperie
Ediciones Sin Nombre / Juan Pablos Editor
México, 1997

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s