Sin título (9-I-2018)

 

En el Reforma es tu voz un arpón.
No está la rosa en el incendio.
No te respiro en el filtro que encierra el delfín que no seremos.
Yo te miraba conjugar los verbos
con la mirada del mamífero que teme
y me acercaba a donde has dicho
se guarda el corazón de madrugada.
Existo,
y del pequeño continente del cristal una esquirla salta, llega, te nombra
y me alejo sin nadie detrás de la que vino, de la que es ausente.
Te me vas inmóvil en el rincón de la cantina
y me voy sin saber en dónde está la Ofelia que conjuras,
sin que abras tu casa a este vampiro.
Guárdame soberbia, hermética, traidora; apenas piedra que insistes en cargar.
Y si jamás la Ofelia se desnuda
no preguntes quién hiere a quién entre bufones.

Ofelia Pérez Sepúlveda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s