Hueledenoche (7-XI-2017)

Terrestre la noche abierta en tantos lagos redondos
(comparten sin saberlo las cosas del cielo)
y ahora también, de pronto, 
en esa flor de las afueras,
esa flor hecha casi de aire,
aroma sólo y que tal vez no existe
–o es la vocal más honda, ya silencio; es un monarca débil recorriendo a tientas
la quietud de su reino amenazado
–carencias del idioma y erosiones despacio,
escándalo del sueño cuando el pezón despierta en la punta
de la lengua bajo su túnica de pétalo marchito.
         Ante las fronteras pernocta el mar y por su piel salada discurren ciertos signos,
dédalos de algas pardas.
                                      Cosas son de lo oscuro.

Gerardo Deniz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s