Urnas dolientes (25-IX-2017)

¡Oh, cuántos ojos muertos mirarán
el dolor de mis sauces en el alma!
Vicente Huidobro

Caen las palabras como despedazados cuerpos
porque hoy necesitaron de tu sangre
y no estuviste aquí
agusanabas un sueño a mil años luz de mis piernas
Abro la boca largamente    sin ruido
El llanto es un gesto infantil que nos heredaron los abuelos
         Mi corazón    títere festivo
relata percusiones que no oyes
Conjuro contra el deshabitado templo de mi boca
         Nadie sabemos nada
aguijones de luz nos clava el día
seguimos goteando lamentos sobre un barril sin fondo
         Si pudiera bautizar mis tempestades con el nombre de Ariel
hinchar de puro gusto globos que crucen frente a tu ventanal
robarte los nombres que te cuecen la vida
ahorcar los besos con collares e espanto
         Ahora estamos solos
nadie pule los cubiertos de plata
mi madre ya no aúlla
y mis cejas se volvieron más negras que las oraciones cuando
enterramos a la tía Guadalupe
         Ángel visitador de habitaciones que aunque nunca tuvieron
vista al mar
acumulan arena en los pisos
–Una eternidad basta para que seamos un fósil en el 
espacio –dijiste 
         Como semillas huecas
como huevos de pájaro sin pájaro
como urnas dolientes
las horas deslavan el calor de mi lengua
el dedo que recorría tu piel como otro pasajero extraviado en la
ruta de la noche

Lizbeth Padilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s