De “Recuerdos de Coyoacán” (16-v-2017)

Era otro y soy el mismo
Yo no sé si fui feliz:
Caminaba por las noches
la ciudad de la memoria
La ciudad dormida
entre sus nombres
Temprano por la mañana
iba a la Preparatoria
No era San Ildefonso
ni sus legendarios patios
Se llamaba “Prepa 6”
(No sabíamos
cómo era Antonio Caso)
El lugar Coyoacán
El año –y mil novecientos 68
¿Los Maestros? Ya no había
Profesores funcionarios
Candidatos (unos a la política
a la porra o a la guerrilla otros)
periodistas asalariados
ortodoxos y heterodoxos
cucúrbitas e hipérbolos
del Templo de la Corbata
         Yo no sé si fui feliz
sólo sé que me desvelaba
ni era otro ni soy el mismo
Era el que ya se iba
Afuera la generación
pagaba cuota de sangre
Embestía la muchachada
buscando la democracia
en las muletas de trapo
en las paredes del tiempo
banderas de carne y hueso
en los muros consignas
en los labios canciones
flores en el pelo
y la imaginación al poder
Olimpiadas y rock & roll
(A lo lejos arrojaban fumarolas
las pirámides
–digo: los volcanes
Por las tardes
deslumbradas las ventanas
ensayaban indecisos
castillos de sol)
Unos leyendo a Marx o a Marcuse
otros a Octavio Paz y a Julio Cortázar
algunos La rama dorada
         Yo no sé si fui feliz
entre Los acantilados de mármok
entre Orlando y Visión de Anáhuac
Ladera este o Las flores del mal
mientras en la calle gritaban
Presos políticos libertad
Tiempos de confusión y esperanza.
*High Times / Amour fou*
(Yedra invisible
la música del organillero
va dando tumbos por las calles)
Probar todas las cosas el Apóstol lo manda:
Ácido peyote y karma
hongos e Iluminación
en el viento
                   la respuesta
martes carnal encarnado
miércoles calcinaciones
¿de qué lado sopla el viento?
Pregúntale al sereno
Weatherman Weatherman
Peyotaris: hijos acelerados
del tiempo y la sinestesia
tan antiguos y pedantes
                           dizque modernos
cosmopolitas y audaces
Eso sí: mucho cine:
Bergman  Buñuel  Pasolini
Además Budismo Zen y Meditación
Yoga
         Tarot y Tantra,
Amor libre kodak y espiritualidad
Desprecio de alcohol
alabanza la sobriedad
Trabajo voluntario
en los ejércitos del placer
No recuerdo los amigos que intenté
–ni sus rostros ni sus nombres–;
me visitan
fantasmas
sus voces y sobrenombres
El Chac El Pato y El Perro
Fátima Urraca y Cronopio
La Cava Tribilín y Argel
danzaban la zarabanda
en carrusel giraban Ayari Polanco y Calac
Para unos Liga y cárcel
–¿cuándo no la muerte
para el corazón aventurero?
Otros ayuno y monasterio
comuna soya y cocina vegetariana
los demás iban cayendo
víctimas del empleo y la familia
se casaban
                    contradanza
divorciaban
         mientras iba dando tumbos por las calles
                                               yedra invisible
la música del organillero
Algunos consultaban
al Dr. Fausto otros a Farabeuf
Yo no sé si fui
si ya era el otro
si aún el mismo
Amor (al verso) libre daría bautismo
yo empezaba a me transportar
–¡Tanto comerme los atlas!
¿cómo del mapa los mares atravesar?
Y la vocecita pregunta y pregunta:
¿eres feliz   eres el mismo
quien otro pasa sus noches en claro
madruga cual peludo Pantagruel
y como batallas busca banquetes en los mercados?
–Días y noches no dormía
practicaba el ausentismo
iba a tumbos como la música del organillo
injerto de circo y pianola
                                    yedra invisible
(tal vez no era feliz si detenido
tal vez tenía que andar     andar)

Adolfo Castañón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s